¿Cuántas veces nos damos cuenta (sin ser expertos en branding, en comunicación o en marketing) que el discurso de un político está consiguiendo lo contrario de lo que pretendía? No estoy hablando de estar o no de acuerdo con lo que dice, sino de percatarse de que su mensaje apesta a huida. A huida ruidosa.

Sigue leyendo