Branding. Esa palabra extraña que algunas empresas todavía no acaban de encajar en sus planes de negocio. Detrás de ella aguardan un conjunto de estrategias destinadas a consolidar una marca en el mercado. A dotarla de significado. A convertirla en competitiva. A triunfar. El branding sirve para que tu compañía, grande o pequeña, familiar o anónima, global o local, de servicios o de productos, tenga personalidad y se sienta confortable consigo misma.

Sigue leyendo

Gestionar el valor de una marca o brand equity es uno de los ejercicios más complejos del branding. Pero si se hace bien, asegura beneficios, longevidad, repercusión, reconocimiento y consolidación a las marcas. Y es fascinante que el brand equity del movimiento gay sea de los mejores del mundo moderno. Porque no lo ha dirigido, controlado o gestionado ningún equipo directivo ni ha salido de ninguna agencia de branding. ¡Ni siquiera de Landor!

Sigue leyendo