Branding

Arquitectura de marca

Tal como haría un arquitecto de los de verdad, para construir una marca sólida, singular y en la que podamos vivir de forma harmónica, el primer paso es la planificación. Las grandes marcas cuentan con un entramado de productos, servicios, gamas y familias que debe ser tan consistente como la propia marca.

 

Empezamos por sentarnos con nuestro cliente para ver cómo es su marca, cómo cree él que es, cómo le gustaría que fuera y cómo necesita que sea para conseguir sus objetivos comerciales. Luego exploramos el mercado, la competencia y el sector en el que vamos a sumergirnos. No es lo mismo edificar un edificio de oficinas que una casa. Y tampoco es lo mismo construir en la ciudad que en el campo.

 

Con toda esta información (y con alguna más; cuándo nos contrates descubrirás cuál ;-) ya podemos dibujar los planos de la marca. En algunos casos se trata de definir una estructura de descriptores común y coherente. En otros, servicios asociados a una marca madre. También, crear sub-marcas que no difieran de los valores globales.

 

El branding también es poner orden a este tejido empresarial para transmitir una misma personalidad, unos mismos valores y dejar una misma huella. Los propios y los de la marca. Y eso hacemos aquí.

Trabajos relacionados: