Su  look “glamour rock” no engaña: es un diseñador elegante y transgresor que pone mucha fantasía en todo lo que toca. Trabaja obsesiva e incansablemente en la dirección artística y la creatividad de todos los proyectos para que la exploración de referencias, argumentos y soluciones gráficas imaginativas cristalice en un trabajo excelente. Es sublime.